Lección #91: Sobria vs Borracha

celebs-drunk-vs-sober-5

Porque todo depende del ojo con el que se mire (y la cantidad de alcohol consumida previamente):

La honestidad:

Sobria: Esta chica nunca me cayó muy bien, siempre la encontré antipática así que terminaré esta conversación civilizadamente y me iré para otra parte. 

Borracha:

– Webona ahora que somos patas…

*la abraza

… siento que te puedo decir lo que sea ¿me entiendes? Te voy a confesar algo súuuuper gracioso: siempre me has caído como el orto de mal, creo que tiene que ver con la tremenda ñanga que tienes que pareciera que siempre la tienes pa’ariiba, pero eso no es justo porque es gigante y fácil naciste con ese defecto congenial (?) y quien soy yo pa juzgarte y decirte Tucán a tus espaldas…

La respuesta a la pregunta “¿Estás borracha?”:

Sobria: No, estoy tranquila.

Borracha:

– ¿Yiooo voyastar borracha? ¿YIO?…ah no, espérate, déjame pararme…

* Se para, tropieza y vuelve caer en el sillón

…jajajajaj no no, eso ha sido pura coincidencia mira mira voy a hacer el 4 pa que veas que estoy freshhhhh, ¿así es el 4?…

*solo está parada tocándose la nariz.

…¿no? ah ya sé, tú quieres que haga “el 4” ¿verdad?, tipo chuculun, ¡dos dedos en el piso ah! ¡dos dedos en el piso!

*es llevada al sillón por dos amigos después de no poder recuperar su posición inicial.

La idea de combinar alcoholes:

Sobria:

– Oye, ¿quieres un ron después de esa chela?

– No broder, yo termino mi chela y estoy perfecta, ¡gracias!

Borracha:

– Oye, ¿quieres un ron después de esa jonca?

– ¿Qué tal si mejor NO esperamos a después y me sirves ahorita un poooquito de ron en este vaso de chela, porque al final todo igual se va a mezclar adentro ¿sabes? así que mejor vamos pidiendo la ronda de Jäger también porque con el alcohol como con el sexo hermano, una vez que le dices sí a algo nuevo, te dan ganas de seguir probando todo lo demás.

La comida

Sobria: Creo que tengo un poco de hambre, llegando a casa veré si como algo. 

Borracha: Tengo tanta hambre; siento que la última vez que comí estaban vivos todos los Beatles. Me acabo de imaginar una pizza de pepperoni hundida en mantequilla de ajo y creo que tuve un mini orgasmo. Siento que podría comerme una hamburguesa que estuviese adentro de un burrito y todo eso bañado en salsa chedar con papas fritas al costado. Y un milkshake, de hecho un milkshake. 

El cariño:

Sobria: Hola persona que tiene algún vínculo importante conmigo, déjame abrazarte por breves segundos y de ahí mantener una conversación que respete tu espacio personal.

Borracha: Perensejaaaaaaaaa!!!!!! webonaaaaa te amoooooooooo, abracémonos un culo hermana, abracémonos por los siguientes 15 minutos mientras te digo lo chévere persona que eres y recapitulo torpemente algún capítulo insignificante de nuestra amistad mientras pego mi cara a la tuya de manera que puedas oler por ti misma todos los tipos de tragos que tengo en el cuerpo.

El coqueteo

Sobria: Ese chico parece un idiota.

Borracha: Oh por dios ese pata es un dios, siento una vibra locasa entre los dos, fácil debería atraerlo primero con un par de movimientos sensuales…exacto, mira como muevo mis caderas de manera circular, que tal si ahora de manera oblicua… oops, se me chorreó un poco de trago en el vestido pero es un poco sexi ¿verdad?, aunque mi vestido sea blanco y esté tomando ron coca cola. Está bien, voy a agarrar contigo esta noche pero no le digas a nadie. 

Textear

Sobria:

*Pone a mamá en el destinatario

– Está buena la fiesta pero creo que ya me voy a casa en un rato 🙂

Borracha:

*Pone al ex en el destinatario

– T exrajo mishu alor, mamame =$

La música

Sobria: Buena canción.

Borracha: Estaaa es la mejoooor cancióooooon DEL MUNDOOOOOOO, webonaaa vamos a bailaaaar. ¿¿¿cómo que no me conoces??? tú solo siente el buuuum de este perreo intenso haaaasta aabajoooo, hastaaaa abajoooooooo… uy, jaja, me caí jajajajajajaja, ayúdameeeee…

El día siguiente:

Sobria: ¡Oh que día tan soleado el que me despierta! tal vez deba aprovechar e ir hacer power yoga y tomarme un batido green mientras hago “el águila” o intentar escribir mi primera novela después de resolver estos ejercicios matemáticos. 

Borracha: ¡¿Qué le pasa a mis ojos?! ¿¿Por qué me están apuntando con un láser amarillo?! Oh por dios ¿ya es de día? ¿Por qué estoy viva Señor, por qué permites que una hija tuya sufra de esta manera? Mi lengua, esta pegada a mi paladar, debo conseguir agua… nop, no estoy lista para pararme. Voy a quedarme inmóvil aquí hasta que dejen de hacerme acupuntura con clavos en la cabeza, ¿es posible que sienta mi lóbulo frontal y que tan grave sería que me lo quitara?… mi reino por una Gatorade. 

5 thoughts on “Lección #91: Sobria vs Borracha

  1. Ahahah me encanto, definitivamente soy la sobria, “tomarme un batido green e intentar resolver los ejercicios matematicos”

  2. Jajaja mejor borracha conocida que alcohólica anónima jiji, la última vez que hice eso, con un gran amigo nos alucinabamos brasileros jejeje, ya se me están pasando esas épocas menos mal porque mucho roche…a veces dicen que la gente toma mucho porque escondemos o no queremos decir algo… Creo que es cierto… Ex borracha

Leave a Reply