Lección #17 “Adiós verano azul”

Ha llegado ese terrible, dramático, temido momento del año… el final del verano. Termina la época del calor, las sandalias, las micro faldas, las insoladas necias a pesar de que tu vieja te insistió 349 veces que te pusieras bloqueador. Se acaba la época de los vicios y el mal comportamiento justificados porque “nadie puede pensar seriamente con 30 grados de temperatura” y por supuesto de la playa… de las grandes cosas que se le ocurrieron a #Granjefe #thepuppetmaster #elhijodeChuckNorris #Dios, una de las mejores.  El sol, el mar, la arena y las horas de horas dedicadas a las más pura procrastrinación y entumecimiento de ideas. Ese fantástico lugar donde no hay responsabilidades, los Lunes siempre son Viernes, tu familia está resignada a verte llegar con el pan y tienes tarjetita para salir de la cárcel permanente.

Y antes de que todos desarrollemos un cuadro de depresión clínica y empecemos a perder el bronceado, recordemos las grandes cosas que acaban con el fin de ésta maravillosa estación:

1. Las incorrectas concepciones sobre el “sex appeal”: Si, yo sé, hace calor, estás sudando, tienes poca ropa, sientes que fácilmente podrías ser extra en un video de Britney. Así que te metes al agua y decides intentar hacer la de Halle Berry en Bond y salir del mar cual sirena en apareamiento. El problema es que al segundo 3,4 de hacer tu aparición estelar, se te corre el bikini, se te aplasta el pelo, y siendo que tú no veraneas en las aguas pacíficas de Bora Bora viene un olón, te revuelca  y olvídate si tratas de hacer la de sacudir el pelo de abajo hacia arriba porque lo más probable es que dejes tuerto a algún peatón o calcules mal y te vayas para atrás. Los hombres no se salvan. Guys, tengo algo importante que anunciarles: El wetsuit es una prenda que debe ser usada con precaución  (and by “precaución” I mean “sólo se la debe poner Hugh Jackman”). Si te miras al espejo y crees que existe un alto riesgo de que te confundan con una ballena varada o si la gente te grita “Liberaron a Willy!!!” es porque probablemente no es el outfit adecuado para ti.

2. TROPAS … DESCANSO! Ya pueden dejar de meter la barriga.

Todos los años tomas la importante resolución durante el invierno que vas a llegar REGIA al verano. Faltando 3 semanas para la temporada decides que no es necesario REGIA que con BIEN te conformas, una vez que ya vas por la mitad optas por ser más realista y determinar que vas a estar PASABLE y 239 helados, chelas, empanadas, chicharrones de calamar después resuelves empezar a tomarte fotos del cuello para arriba. La verdad es que las mujeres siempre andamos  totalmente esquizonfrénicas un poco obsesionadas con el tema del físico porque los bikinis son enemigos mortales de los carbohidratos y la vida desordenada (tus dos mejores amigos). Lo gracioso/ironico/jodidainjusticiacósmica es que los hombres cada año estrenan un mes más de embarazo. Tú te pasas 3 horas entre el spinning/gimnasio/yoga/pilates/magianegra para así bajar esos 2 kilitos que te están sobrando e impresionar a los galanes y estos galonesgalanes se parecen cada vez más a un cono de helado chorréandose.

3. La competencia de los bikinis: A pesar de tener una colección de bikinis suficiente para vestir a la mitad de Hawai, todos los años sales a la búsqueda de éstas diminutas y overprized prendas. Y no me vengas con que tu compras bikinis para estar linda y que te chequeen los guapos de la playa, #summerbitchplease podrías ponerte paños de cocina y ellos no notarían la diferencia. Tú compras bikinis para impresionar a las mujeres. Porque siempre hay la #skinnybitch que se le ve espectacular y todas le dicen “Ay me encanta tu bikini reina”. Traducción: #OjaláTeVayasDeBrucesSaliendoDelMarZorra.

4. Los revolcones en la playa: En el verano el nivel de feromonas, hormonas, zorramonas se ve incrementado considerablemente. Basta mezclarlo con cantidades navegables un poco de alcohol y tienes la receta ideal para cagarlas. Así que estás tú en medio de un buen dancing cuando recibes la casi suplica sugerencia de tu pixeleado acompañante (porque estás tan borroooosooo?! jijiji) que deberían salir a tomar un poquito de aire.  #FácilPodríasRespirarMejorSiNoTePegarasAMiCachete y como dejaste tu sentido común dos mojitos más atrás, aceptas. Caminan por la playa, se te entierran los tacos, tratas de que la situación pase medio caleta (#sure de hecho todos piensan que te gusta pasear por la playa a las 3:00am para reflexionar sobre la vida) y comienza la búsqueda del lugar ideal: ni tan cerca de la orilla que te terminen sacando los salvavidas ni tan cerca de la civilización que los alcance el flash de tus amigas. La playa debe ser uno de los lugares “sensuales” más sobreestimados ya que se ve increíble en las pelas… sexi, romántico, aventurero pero una vez ahí es un poco más como:
“FUCK no hay donde apoyarse…mierda que frío hace…carajo no sabía que se podía tener arena ahí… y si tú me estás agarrando la cintura qué rayos se me está trepando por la pierna?!

5. El carnaval: No es una tradición en todos lados (debería serlo por ley), pero el verano también deja atrás las épocas carnavaleras. Te hablo del par de pirañas que te persiguen para tirarte globos de agua (con la fuerza de 10 meteoritos), de los amigos ninjas que te plantan huevo en la cabeza y te dejan oliendo a desagüe por 2 días. Hablo de las metidas al mar a lo Túpac Amaru para hacerte salto al gato mientras tú pataleas y gritas #attentionwhoreylosabes como si te fueran a lanzar a la lava caliente. Hablo, mis queridos amigos, de los días en que se rompen los grupos porque no hay distinciones entre caras pintadas, de la época del permanente YO TE ESTIMO (y a ti se te pasa un poco la mano “estimando” a ciertos sujetos). Fiesta, música, bailes, colores y una inagotable alegría constituyen el antónimo perfecto del hastío y el paréntesis ideal para la cotidianidad. #CARNAVALTODALAVIDAmyfriends y hasta el próximo año.

Así que adiós verano 2012, me quedo con la marca de los tirantes del bikini (#todoslosañoseslamismacojudez) y la tonada de Au Si Eu te Pego en la cabeza. Empieza, irremediablemente, la cuenta regresiva para las estaciones más frías, los pies helados y las gripes apoteósicas pero también para las casacas cómodas y abultadas, la poca depilación y las fabulosas excusas para hacerse abrazar.

Post dedicado a cierto rincón maravilloso que tiene el verano más lindo del mundo. 

6 thoughts on “Lección #17 “Adiós verano azul”

  1. …. se acaba ver a tu crush de la playa que cada vez que veias te quedabas como en el video de call me maybe y usabas la tactica de los lentes de sol hasta que ya te veias idiota porque eran las 7 de la noche y te quedabas con lentes.. no es que yo haya hecho

Leave a Reply