Lección # 15: Día de San Valentín

COMUNICADO OFICIAL

Estimados solteras y solteros,

El calendario marca la llegada del 14 de febrero, día de los enamorados. Y sí solteros, dije DÍA DE LOS ENAMORADOS, porque lo del día de la amistad son puras mariconadas perdonen la expresión. Así que no se dejen mensajes atorrantes en el facebook entre amigos diciendo que se quieren y que van a chupar hasta entrar en estado vegetativo porque lo cierto es que si estás sin pareja este día, pues NO ES TU DÍA.

Antes de que vayas a pararte en el malecón con cara de #idon’twannaliveinthisplanetanymore y te tengan que sacar los bomberos y salgas en los titulares de Buenos días Perú, repasemos las implicancias de estar en la lista negra de Cupido:

No vas a recibir ningún regalo, es decir, no vas a hacerte acreedora del mismo arreglo de flores que van a recibir todas, detalle que requiere un nivel de esfuerzo casi tan exigente como el de pedir una pizza. Sin ánimo de quitarle mérito a todos los lazy bastards enamorados que se demoraron 3 minutos en entrar a la página de Rosatel y pedir un ramo de rosas rojas, la verdad que es un gesto que está lejos de ser una medición acertada de la cantidad de amor que siente el comprador por la homenajeada. Así que bueno, no habrán peluches gigantes en tu puerta ni tarjetas con paisajes, ni frases más trilladas que Horóscopo de Josie en tu muro…SUPÉRALO y si tienes tantas ganas de entrar en coma diabético, pues hazte un bowl de suspiro a la limeña y ponte a ver la saga Twilight (y consuélate con el hecho de que por lo menos no eres un sparkling vampire) 

Hombres, como casi todo en la vida de una mujer, esto tiene que ver con ustedes pero en un 90% tiene que ver con nosotras. Sí, San Valentín es una bonita ocasión para pasar tiempo con tu loved one, hacer algo romántico y celebrar la dicha del amor eterno (o el agarre prolongado de verano en muchos de sus casos). Pero lo más importante… ES UNA COMPETENCIA y nace de un complejo que desarrollamos todas desde pequeñas y por el cual culpo mayoritariamente a las Barbies. That shit was crazy men. No sólo era importante tener la barbie de moda, sino tenerla primero que tu mejor amiga y maldito el día en el que no era así porque llegabas a tu casa llorando como si te hubiera picado un enjambre de abejas. Con el tiempo el amor por las muñecas va desapareciendo pero no la competitividad y San Valentín es una fecha experta en sacar el darkside femenino. Así que ahora imagínate que tú te apareces en la casa de tu novia con una margarita cortada del jardín (con su raíz más) y el enamorado de su mejor amiga le mandó toda una pradera inglesa … #youareadeadman.
O peor aún,  se te ocurrió preguntarle a tu flaca “¿Qué quieres por San Valentín?” #firstmistake #loquieretodo a lo que ella respondió “nada amor, es una fecha tonta ni te preocupes” y tú, en un acto de ignorancia supina y hemorragia masiva de neuronas, decidiste hacerle caso. Así que llega el día y pues … no compraste NADA y no contento con ser el huevón más inocente y pelotas de la creación le dices a tu ya en sollozos enamorada “pero  me dijiste que no querías nada” ….. #codigorojo #evacueneledificio. Hombres, bajo ninguna circunstancia en la historia de la humanidad las mujeres hemos querido NADA. Puede que hayan algunas hipsters que les llegue al pincho la fecha pero igual esperan que les regales un muñeco de Cupido para hacerle vudú. Al ser hombre y tener la visión de un perro (blanco y negro) caíste en la trampa de “no te digo lo que quiero porque espero que tú tomes la iniciativa” uno de los tantos sutiles y absurdos matices del comportamiento femenino.

Lo fantástico de estar soltero es que no perteneces a ésta #insane competencia ni estás propenso a ser la víctima ni el victimario de estos pseudo dramas. Es más, eres como un romano sentado en el coliseo esperando a que pase el siguiente pobre huevón gladiador a jugarse la vida frente a su crazy emotional bitch leona. #ENJOYTHESHOW. 

Mujeres, una importante advertencia. San Valentín es una inyección fatal de hormonas por lo que tu sensibilidad va a aumentar a la misma velocidad que los precios en las florerías. Mantente alejada de las herramientas filudas y la tecnología de comunicación (casi lo mismo en estos tiempos “Don’t valentine and dial”). Deja de twittear huevadas que te hacen parecer más amargada que la loca del muelle de San Blas o la vieja del 71, no comiences a repasar tu lista de contactos para ver cuál de tus tachados agarres “no es taaaaaan feo si lo miras lejos”, no trates de hacerle bulling a tus amigas emparejadas usando la estrategia de “Esos son las aretes que te regaló?? que… rústicos” y SOBRE TODO no se te ocurra comunicarte con tu ex, que San Valentín dura sólo 24 horas pero esa equivocación te puede costar varias noches tormentosas.
Todo este absurdo alboroto me hace extrañar el mundo de cuando éramos más pequeños. Recuerdo mis primeras fiestas de San Valentín, el terror de los días previos a la espera de la invitación de ese “alguien” que te encantaba y de ahí la eterna búsqueda del regalo perfecto con sólo 20 soles (ok 15 porque te compraste unos chicles que estaban buenazos). No siempre significaba que la persona con la que ibas a la fiesta iba a ser tu enamorado pero había una complicidad inherente y una fabulosa inocencia entre las parejas juntadas por el 14 de febrero a esa edad. Así que ayer en honor a “cualquier tiempo pasado fue mejor” le pedí a cierto personaje de una de mis publicaciones si quería ser mi “valentine”… y aceptó. No vamos a pasar el día juntos, ni habrán grandes gestos de por medio, no hay ataduras implicadas ni compromisos post (para que no cojan sus antorchas y me quemen por traidora), sólo tal vez la deuda de un baile pendiente y una pulsera de mostacillas.

Yo sé que estaban esperando que me pusiera toda #bitterbitchmodeon y despotricara contra el amor, la felicidad, las relaciones, los chocolates (nunca, ellos no tienen la culpa), y todo lo que viene incluido en este balde de pintura densa, grumosa y pegajosa color rosado que es San Valentín. Y aunque sí, no les voy a negar que a los siguientes seres que se pongan a chapar en mi cara o me manden un Groupon de “escapada romántica” pretendo denunciarlos como presuntos terroristas al FBI, creo que es mejor determinar que al César lo que es del César y a los Solteros lo que es de los Solteros. Por lo tanto happy couples, les regalo el 14 de febrero con sus pros y sus contras para que lo sufran disfruten sin ser molestados y paso a declarar oficialmente al 15 DE FEBRERO como el Día de los Solteros Codiciados o (a sugerencia del ya conocido “A”) Día de San Calentín. Así que mensajea a tus afanes, ponte ese polo que compraste en el departamento de niños, exagera con el perfume, tómate unos tragos bien servidos, brinda por no tener que rendirle cuentas a nadie y sal a disfrutar del hecho de que ESTÁS SOLTERA SÍ PERO SOLA… NI CAGANDO. 

XOXO

Soltera Codiciada
#FuckCupido

55 thoughts on “Lección # 15: Día de San Valentín

  1. Pingback: コーチ長財布
  2. Pingback: Google

Leave a Reply