Lección #86 Tu vida amorosa es una historia de terror

thriller

Halloween pasó por nuestras vidas un año más, dejándonos importantes hechos como:

1. Todos se sienten menos culpables de estar celebrando Halloween y no la canción criolla, si el DJ de la fiesta pone festejo a las 4 de la mañana.

2. Hubieron tantas fotos de gatitas que mi Facebook parecía el Parque Kennedy.

3. La mayor parte de ustedes no estaban disfrazadas del Guasón inicialmente, pero la mezcla de labios rojos y ron, creó resultados parecidos.

Pero, tal vez la más importante reflexión que nos deja este día, es que si nos ponemos a analizarlo, muchas andan viviendo historias de terror que van más allá del 31 de Octubre y son protagonizadas por alguno de estos problemáticos seres:

El zombie:

Tú ya habías matado a este cabrón. Le habías apuntado al centro de la frente y lanzado un “Esto se acabó” pero de alguna manera ahora está ahí, extendiéndote los brazos, balbuceando cosas, queriendo de nuevo apoderarse de tu cabeza. Y el tema con los zombies, es que, no son seres muy amigables. No regresan para ponerse al día contigo mientras disfrutan de un mate de frutos rojos y un quiche. Nop. El zombie tiene algo de venganza adentro, de ganas de descerebrarte lo suficiente para que consideres tener algo con él de nuevo. Cuidado con estos, ya que llevan adentro ese virus que mientras más caso les haces, más se fortalecen y más te cuesta deshacerte de ellos después. Tal vez el truco está en no tratar de matarlo de nuevo, sino en acordarte porqué lo eliminaste la primera vez.

El vampiro:

Ojo con este amor de colmillos afilados que insiste en succionarte la vida hasta dejarte cual mango deshidratado. El vampiro es ese que viene de visita en las noches pero que después parece andar encerrado en un sarcófago, porque no te da ni la hora. Es el que se alimenta de tu energía, de tu atención de tu excesiva cojudez. El vampiro es peligroso porque es atractivo, porque hay algo sexi en su manera excesivamente misteriosa de ser. ¿Cómo reconocerlo? Bueno porque sale contigo, pero claramente le tiene miedo a la luz, porque nunca en público. Tú sabes que eres presa, tú tienes clarísimo que no vas salir entera del asunto, pero ahí estás, poniéndole el cuello en la nariz. Puede que la mejor forma de repelerlo sea el ajo, el “carAJO deja de pendejearme, pelotudo”.

El “scream”:

Son las 2am, tu duermes plácidamente en tu cama mientras sueñas con un montón de Ryan Goslings disfrazados de ovejas saltando cercas, cuando de repente suena el teléfono y sientes la amenazante voz de este sujeto que promete sólo traerte problemas. Es pues la vocecita de quien has estado deseando te llamara por semanas, semanas plagadas de ojos hinchados, cortes de pelo, borracheras con jelly shots, uso excesivo de buzos y cuestionamientos múltiples de tu capacidad para alguna vez sentir amor de nuevo. O sea, tranqui.

Y si hay algo que nos han enseñado las pelas de terror es que nada bueno sale de las llamadas en plena madrugada. A no ser que seas Meryl Streep y te hayan nominado por 130231 vez al Oscar, es raro que recibas muchas llamadas a esa hora que sean positivas. Y tal vez este pendejo en serie te atacará con un “te extraño” o peor aún “estaba pensando en ti”, en cuyo caso, y como regla general, la gente que te extraña y piensa en ti también suele hacerlo después del desayuno o antes del postre de media tarde, no necesitan esperar a que estés semicomatosa, confundida y emocionalmente paralizada para decírtelo.

Para combatir a este ser, te digo lo mismo que le grito a la chica de la película: “NO CONTESTES EL TELÉFONO COJUUUUDAAAAA”

Las únicas conversaciones que valen la pena tenerse a las 2am son aquellas que duraron hasta las 2am, no empezaron a esa hora.

***

Así que vaya deshaciéndose de los monstruos que viven debajo de la cama (o adentro de la cama), y dejemos las historias de terror para las fogatas. Eso sí, si no paran de perseguirte los romances terroríficos, nunca está demás preguntarte, sino serás tú la bruja.

12 thoughts on “Lección #86 Tu vida amorosa es una historia de terror

  1. Existen los romances mutantes en los que el personaje de tu historia de terror tiene la peculiaridad de poseer las tres cualidades: es zombie, vampiro y scream a la vez. Esos son los peores.

  2. Uy, creo q una buena parte de mi vida la he vivido en esta festividad jaja he salidos con todos estos seres aunque falta uno.. Y nose como llamarlo pero te ves en la situación en la cual comienzas a correr x la calle de el cuadras y cuadras xq se volvió loco y te rompió el celular al soñar y te encuentras corriendo x calle solitarias como escapando de freddy kruguer o jason hasta q milagrosamente aparecen 2 patitas y lo agarran al ver tu cara de susto. Si el novio loco q no entiende que se terminó y quiere atraparte. Jaha ahora me río

  3. En realidad la unica llamada a las 2 de la mañana que seria feliz de recibir seria, una en la que ese me dijera, tienes razón soy una mierda, merezco el karma multiplicado por 100000000, y luego colgarle al pelotudo ese , seria lindo

  4. Muy cierto SC.!! Eres un éxito 🙂 Tus Posts alegran mis días, al menos este primer día después de un largo descanso.

  5. Súper cierto !! Aunq existen las quimeras!! Esos especimenes que tienen un poco de todos… De esos no hay q cuidarse… Sino correrse!!! Tuve la mala suerte de encontrarme con uno de esos!! 🙁

Leave a Reply