Recordatorio #3: Gracias, amiga

Webp.net-resizeimage
Película “Soltera Codiciada”/ Créditos: Daniela Talavera

 

Querida (inserte apodo ligeramente ofensivo pero cariñoso aquí),

Hay varias cosas que quiero decirte hoy pero no te mando un mensaje de voz porque se me acalambra el dedo. Pero tu presencia en mi vida es un regalo por eso a veces quiero devolverte y creo que es momento de agradecerte por todo lo que significa para mí el tenerte como amiga:

Gracias por prestarme ropa y perdóname por no devolvértela nunca y que te acuerdes porque me ves feliz usándola en Instagram. Gracias por darme acceso a tu clóset cuando toda mi ropa entra en ese agujero negro femenino al que se van todas las cosas lindas cada vez que una quiere estar regia #AhíTambiénVanLosGanchitosNegros

Gracias por amar la comida tanto como yo. Gracias por estar siempre dispuesta a pedir piqueo y postre, por nunca desperdiciar la oportunidad de un 2×1, por ir a dónde tengamos que ir para bajonear a las 3am, por etiquetarme en todos los videos de quesos derritiéndose en diversas comidas #TastyEsNuestroPornHub. Gracias también por apoyarme cuando después de la 324ésima comilona decido ponerme a dieta y te obligo a ir a restaurantes saludables por dos semanas y comer acaí bowls.

Gracias por todos esos planes maquiavélicos que armamos juntas y que jamás pondremos en marcha porque qué flojera  para vengarnos de los perencejos que me hicieron daño #QueComienceElMatriarcado.

Gracias por ser mi comunnity manager. Por tener la paciencia de repetir 10 veces el boomerang del brindis o la foto saltando en la playa, para que salga perfecto. Gracias por ayudarme a encontrar el gif y la frase perfecta para poner en mi post, el ángulo en el que se me ve menos papada, el look súper cool y despreocupado que nos demoramos 2 horas en montar. 

Gracias por escuchar mis mensajes de voz de 10 minutos #YaDeberíaMontarMiPodcast

Gracias por apoyar mis planes locos, aún cuando suenan ridículos. Por ayudarme a practicar el discurso de agradecimiento del Oscar y el Nobel o las vacaciones juntas cuando estemos casadas con los hermanos Hemsworth. Por siempre pensar que yo doy la talla, que ningún sueño me queda demasiado grande.

Gracias por ser mi equipo anti crisis. Por tantas agarradas de pelo en el water, sobaditas de espalda, abrazos en la calle para mantener el equilibrio, embarcadas en taxis, vestidas y desvestidas, bajadas de falda, subidas de cierre. Gracias por corregirme el delineador corrido, avisarme del perejil en el diente, esconderme la etiqueta, quitarme el celular y el shot de tequila de la mano.

Gracias por ser mi fan. Por confiar en mi, en mi talento, en mi capacidad de hacer más. Gracias por creer que merezco mejores cosas, mejores personas a pesar de que me siga  equivocando, a pesar de que yo misma no lo crea. Gracias no dejar de empujarme a creerlo.

Gracias por siempre decirme cuando estoy actuando como una idiota podrías no disfrutarlo tanto más bien. 

Gracias por hacerme reír. Ya sea que estamos estirando un chiste hasta que pierda todo el sentido, haciendo una story de Instagram ridícula, rajando hablando de todos los demás seres humanos las Kardashian, o cantando borrachas una vez más el mix de Pandora #DeboHacerloTodoPorAlcohooool, siempre encuentras la manera de traer risa a mi mundo y mi mundo es mejor por eso.

Gracias por nunca escatimar en abrazos ni en consejos. Sin importar la hora ni cuántas veces haya llorado por el mismo drama, sin importar cuantas veces me tropiece con la misma piedra, estás siempre dispuesta darme cariño y consuelo y a recordarme cómo se siente el amor que sí vale la pena.

Y sobre todo amiga, gracias por estar aquí peleando en las trincheras conmigo. Porque ser mujer no es fácil, porque se nos enseña a ver en la otra competencia y no compañerismo, porque se hace duro caminar con el peso de todas las expectativas encima nuestro. Gracias por todas esas placas de taxis memorizadas, todos esos “¿llegaste bien?” y esas miradas fulminantes a los tipejos que no lográbamos sacarnos de encima en el bar. Gracias por compartir tus propios dolores, sueños y miedos conmigo y por darme la mano cuando toca exigir, marchar, gritar. Gracias porque en este mundo, donde ser mujer es un peligro, tú siempre me haces sentir segura, querida y en casa.

6 thoughts on “Recordatorio #3: Gracias, amiga

  1. Estoy con lágrimas… Porque solo mi mejor amiga, – a la que no veo casi nunca- me ha hecho sentir todo eso junto y multiplicado por mil, en todas mis caídas y logros.
    Mucjas gracias SC, por plasmarlo aquí, para que lea lo que no puedo expresar yo. ❤️

Leave a Reply